martes, 4 de febrero de 2014

Ashuda

Un año de cierres. Eso es lo que me planteo para este 2014. Cerrar temas pendientes. Dejar cosas atrás. Curar la vida de alguna forma.

No hablo de olvido. Hablo de terminar las cosas que tienen que ser terminadas, que quedan como colgadas ahí, porque todavía no me animo, o no quiero, o no junto la fuerza suficiente para doblarlas y guardarlas en el placard.

La tesis, validar materias, hacerme todos los análisis que tengo que hacerme, encontrar vocación, de algún tipo, de alguna forma, vocación de vida y vocación de espíritu.

A veces pienso que la vida de uno es como un balde, y el balde puede estar lleno o estar vacío. Pero llenarlo a costa de rutina o de agua estancada tampoco sirve. La posta está en llenarlo con cosas que uno quiera, que sumen, que hagan una diferencia, más no sea en la vida propia y, si las cosas se dan bien, en la vida ajena.

Una vez me ofrecieron escribir un libro de auto ayuda. Me lo financiaban, me pagaban todo, sólo tenía que escribirlo. La oferta, que me pareció ridícula, fue rechazada instantáneamente. Le dije "yo no puedo escribir auto ayuda, porque no soy quien y porque no me quiero vender así". Me dijeron que la vida era venderse cuando el precio era bueno.

St James's Park, Londres - Foto propia, no me la copien ni la roben (?)
Que su 2014 sea "a walk in the park" y, si tienen suerte, en el St James's de Londres.


2 comentarios:

Marian dijo...

Por un 2014 sin escapes ni huidas de las cosas que debemos enfrentar. Y por muchas cosas lindas, además. :)
Te quiero
m.

Gustavo dijo...

Eso por un 2015 sin escapes y un 1016 sin huidas...ups